Blog

Blog

Splice, el «pequeño gran editor» de vídeo para iPhone

Splice App de edición de vídeo en iOS

Splice-app-iphone-talleraudiovisual

Hace unas semanas hablábamos en El Taller Audiovisual de Replay, una alternativa al editor iMovie de Apple. Hoy volvemos a echarle un vistazo a la edición de vídeo, casi «instantánea», con otra aplicación que puede convertirse en un recurso sencillo, sin necesidad de pensar en mayores complicaciones: se trata de Splice.

Sí algo le debemos a Apple, es la facilidad con la que un usuario básico puede acceder a todo tipo de aplicaciones y programas en sus dispositivos móviles. Obviamente, estamos hablando de software de consumo popular: también existe el más sofisticado y profesional. En todo caso, Apple se esfuerza constantemente para hacer las cosas mucho más simples, ocultando siempre todo tipo de complejidad.

Lo primero que te puedes cuestionar al abrir Splice por primera vez es: este juguete que me acabo de descargar… va en serio?. Esto no es una crítica hacia la app -ni mucho menos- pero sí es cierto que se debe tener un criterio mínimo sobre el diseño de una interfaz, en este caso, muy lejos de la utilizada habitualmente por el usuario acostumbrado a Apple, que dicho sea de paso, suele ser excelente.

Mientras iMovie pretende ser una demostración de lo que un iPhone puede hacer en términos de imagen y procesamiento de audio, Splice simplemente se muestra como una herramienta útil para una acción muy concreta. Es un anuncio de sí mismo desarrollado exclusivamente para lo que se ha creado: editar vídeo de forma rápida y sin mayores dificultades o quebraderos de cabeza.

edicion-de-video-splice-app-iphone-eltalleraudiovisual

Todo se ejecuta de forma «guiada» desde la propia interface de la aplicación, que obliga a seguir unos pasos hasta concluir la edición del vídeo, sin posibilidad de error. Al abrir un nuevo proyecto, tan sólo hay que elegir los archivos de audio y vídeo que van a ser montados. Una vez seleccionados, Splice coloca los archivos automáticamente en una línea de tiempo para que no te compliques la vida y en donde puedes, además, optar por diversos tipos de transiciones para comenzar el montaje. También se puede optar por un proyecto para pantalla de 16:9 ó de 4:3, así como el tipo de presentación, de los bordes para enmarcar el clip, etc. Y aquí es cuando realmente te das cuenta que, Splice, parece ser un editor de vídeo de verdad.

linea-de-tiempo-splice-app-iphone-eltalleraudiovisualEn esa misma línea de tiempo, los clips pueden volver a colocarse a voluntad y marcarlos con acciones como editar, recortar, duplicar, cambio de velocidad o eliminar. Todo es muy sencillo y la disposición es totalmente intuitiva. Incluso un principiante sin habilidades especiales, puede ser capaz de hacerse con la dinámica de la aplicación en muy poco tiempo y de forma progresiva.

Splice cuenta con un sólo botón de vídeo y otro para audio: sin embargo, a diferencia con iMovie, es que éste último sólo permite tener una pista de audio, más una pista de micrófono directo, a la vez. Splice otorga mayor funcionalidad en este aspecto, pudiendo combinar varias pistas.

Una vez terminada la edición del proyecto y tras hacer una «vista previa» del vídeo-clip -tantas veces como se necesite- llega el momento de exportar la película final a 640 x 480 píxels de calidad máxima. En este punto sí es evidente que Splice no ofrece tanta versatilidad como lo haría iTunes, que permite guardar formatos de entre 360 y 720 píxels, y que con un sólo clic, sube los clips a las diferentes plataformas de vídeo y redes sociales como YouTube, Vimeo, Facebook, etc.

En definitiva, por qué te puede gustar Slide si no aún te has hecho con iMovie?. Porque Splice va dirigido a todo tipo de personas que quieran editar vídeo-clips en dispositivos Apple, preferentemente en un iPhone. Porque es simple y sin embargo dispone de una potente interfaz, con una óptima funcionalidad. De encontrar alguna «debilidad» -que supongo se solventará con el tiempo- esta es la limitación que comporta la exportación de los archivos a diferentes formatos de audio o vídeo.

Splice es un «pequeño gran editor» para iPhone, con un precio imposible de mejorar (es gratuito). Nos encontramos ante una herramienta fantástica para introducir al novato en el arte de la edición de vídeo aun cuando es lo suficientemente dinámico como para que un semi-profesional o profesional, que no disponga de mucho tiempo, quiera hacer un corto -y editarlo in situ- en pocos minutos. Muy recomendable para dar un primer paso y perderle miedo a «las máquinas».

Requiere iOS 6.0 ó posterior. Compatible con iPhone, iPad y iPod touch. Optimizada para iPhone 5.

NOTA: La aplicación es gratuita excepto si se desea eliminar la publicidad in-App. La versión completa ofrece otros recursos adicionales, como pueden ser los efectos de vídeo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Descubre la “Guía Definitiva para Impulsar tu Proyecto con Vídeos Estratégicos creados por ti solo con un Móvil”.

Comparte:

Posts relacionados

El móvil de Spielberg

El móvil de Spielberg

Esta semana he visto una foto que me ha hechizado. Es una fotografía en blanco y negro en la que un hombre mayor (tiene 75